Isabel Allende

Países:

Nacimiento: 02-08-1942, Lima, Perú

♌ Leo

Premio Nacional de Literatura (2010)


Isabel Allende es hija de un diplomático, primo de Salvador Allende. Quizás esa sea la razón que explique su itinerante vida. Nació en Lima mientras su padre trabajaba en la Embajada de Chile. A raíz del divorcio de sus padres, me movió a Chile a los 3 años de edad, junto a su madre y sus dos hermanos. Entre los 11 y los 16 años vivió y estudió en colegios de latitudes tan distintas como Bolivia y El Líbano. En 1959 regresó a Chile, se casó y tuvo sus hijos: Paula y Nicolás. En ese periodo trabajó en la FAO de la ONU, redactó para  la revista Paula, ejerció cargos en canales de televisión y escribió obras de teatro. Dos años después del golpe de estado emigró a Venezuela, donde permaneció hasta 1988. En su estancia en el país llanero trabajó para dos diarios nacionales, se desempeñó en una escuela secundaria y escribió su primera novela, y la que la haría mundialmente conocida,  La Casa de los Espíritus, inspirada en la correspondencia que mantuvo con su abuelo. Conoció a su segundo marido y emigró a Estados unidos en 1988, donde reside hasta el día de hoy, en su casa en California. En 1992, su hija Paula falleció a causa de una enfermedad.

Libros

Frases

Tenía la idea de que al poner nombre a los problemas, éstos se materializan y ya no es posible ignorarlos; en cambio, si se mantienen en el limbo de las palabras no dichas, pueden desaparecer solos, con el transcurso del tiempo

La infancia feliz es un mito.

Lo que más temo es el poder con impunidad. Le temo al abuso de poder y al poder de abusar

La verdadera amistad resiste el tiempo, la distancia y el silencio

Mi vida ha consistido en desafiar la autoridad, lo que me enseñaron de pequeña. La vida es puro ruido entre dos silencios abismales. Silencio antes de nacer, silencio después de la muerte.

Escribir es como hacer el amor. No te preocupes por el orgasmo, preocúpate del proceso

¿Qué nos pasó? Tal vez estamos en el mundo para buscar el amor, encontrarlo y perderlo, una y otra vez. Con cada amor volvemos a nacer y con cada amor que termina se nos abre una herida. Estoy llena de orgullosas cicatrices.

En todo caso es mejor morir tratando de escapar, que morir sin luchar.

Vengo del llamado tercer mundo. ¿Cuál es el segundo?

A los niños nadie les enseña algunas cosas indispensables, como arreglar una llave que gotea, sobornar a un funcionario o cortarle el pelo al perro.

Escribir un comentario

Comentarios: