Milan Kundera

Países:

Nacimiento: 01-04-1929, Brno, República Checa

♈ Aries


Nació en Checoslovaquia en 1929, concretamente en Brno, actualmente la República Checa. No obstante lo anterior, es nacionalizado francés, pues desde 1975 vive en Francia, donde tuvo que escapar como exiliado tras la invasión rusa de 1968. Esta podría ser una de las razones por las que escribe su obra en francés como primera lengua desde 1993. La vida de Kundera está envuelta en misterio, pues lo que él siempre ha reflejado ha sido el interés de que hablen de su obra y no de su vida. No obstante, sabemos que estudió cine en Facultad de Cine de la Academia de Praga, y cuando finalizó impartió clases de esta materia. Kundera se afilió al partido comunista tras la II Guerra Mundial, pero le expulsarían en 1950 por sospechas. En 1956 se le volvió a aceptar y en 1975 fue expulsado definitivamente por participar en la Primavera de Praga de 1968. Esta y otras realidades le sirvieron como inspiración para sus obras (concretamente, La Broma). Tras más de diez años de silencio, el escritor reapareció ante la opinión pública hace 4 años con su obra La Fiesta de la insignificancia.

Libros

Frases

Las metáforas son peligrosas. Con las metáforas no se juega. El amor puede nacer de una metáfora

Me atrevo a afirmar que no hay erotismo autentico sin el arte de la ambigüedad; cuando la ambigüedad es poderosa, más viva es la excitación.

Sin saberlo, el hombre compone su vida de acuerdo a las leyes de la belleza, aún en momentos de más profunda desesperación

La vida es la memoria del pueblo, la conciencia colectiva de la continuidad histórica, el modo de pensar y de vivir

Los hombres quieren ser dueños del futuro sólo para poder cambiar el pasado

Pienso luego existo lo dijo un intelectual que subestimaba el dolor de muelas

La lucha del hombre contra el poder es la lucha de la memoria contra el olvido

Los errores personales no son causa de verguenza, lo que realmente humilla es que son vistos por todos

Los amores son como los imperios: cuando desaparece la idea sobre la cual han sido construidos, perecen ellos también

El hombre atraviesa el presente con los ojos vendados, sólo puede intuir y adivinar lo que de verdad está viviendo; y después, cuando le quitan la venda de los ojos, puede mirar al pasado y comprobar qué es lo que ha vivido y cuál era su sentido