LINKS REDES SOCIALES

Tenía un nudo de hilachos hundido en el fondo del estómago

Fragmento de Crónica del pájaro que da cuerda al mundo de Haruki Murakami: Tenía un nudo de hilachos hundido en el fondo del estómago
Cuando se hubo ido, me tumbé y cerré los ojos tal como me había dicho. Todo mi cuerpo rezumaba sudor. Si intentaba pensar en algo, sentía un dolor sordo y profundo en la cabeza, y tenía un nudo de hilachos hundido en el fondo del estómago. De vez en cuando me entraban náuseas. A mi alrededor todo estaba en silencio. Y esa calma me recordó que llevaba bastante tiempo sin oír el <em>pájaro-que-da-cuerda</em>. ¿Cuándo lo había oído por última vez? Cuatro o cinco días atrás. No estaba seguro. Cuando me había dado cuenta, su voz ya había dejado de oírse. Quizá fuera un pájaro que emigraba según la estación. Pensándolo bien, había empezado a oírlo aquel último mes. Y, durante ese tiempo aquel pájaro había dado cuerda, un día tras otro, al pequeño mundo en que vivíamos. Había sido la estación del pájaro-que-da-cuerda.